07
Mar

FORA · ¿Por qué la huelga feminista?

Este 8 de marzo con las compañeras de la Comisión de Género adherida a la S.R.O.V Capital consideramos necesario levantar la bandera de la lucha de las mujeres, niñas, lesbianas, transexuales y travestis1 de todo el mundo que sufren cotidianamente la opresión patriarcal.

En Argentina, en el mes de Junio de 2018, la cámara de diputados aprobó el derecho de la interrupción voluntaria del embarazo. La votación se cerró en 129 a favor a 125 en contra y una abstención. Fue en un final sorpresivo luego de casi 24 horas de debate donde la marea verde marcó presencia en todo momento. Por el contrario, en Agosto la cámara de senadores rechaza este derecho. Fue por 38 votos a 31.

Fueron 2 meses muy intensos, donde el tema se llegó a debatir y visibilizarse en diferentes ámbitos. Así nos vimos discutiendo la problemática en nuestros trabajos, escuelas e incluso hogares. En consecuencia, el “Día Internacional Del Aborto” salimos a las calles diferentes agrupaciones sindicales, sociales y organizaciones a favor de la despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo. Marchamos de Congreso a Plaza de mayo exigiendo nuestro derecho porque consideramos que abortar es un privilegio de clase y no podemos dejar que nuestras compañeras, amigas y hermanas sigan muriendo.

Junto a esta lucha también exigimos que se ponga en vigencia la ley de educación sexual integral en las escuelas y en cada espacio posible donde podamos informarnos sobre nuestros derechos. Por otro lado también pedimos que los métodos de anticoncepción estén a nuestro alcance tratando lo infructífero que pueden ser los mismos ya que se encuentran en centros de atención primaria de salud (C.A.P.S) y hospitales en condiciones deplorables.

Por otra parte la cultura del patriarcado junto con los medios de comunicación, que son los que visibilizan la morbosidad de todos los casos de las mujeres víctimas de femicidios en nuestra sociedad, se encargaron de ridiculizarnos a todas las que llevamos a cabo esta lucha. Desviando así la importancia que tiene que tener el señalamiento hacia las conductas de quienes ejercen estos círculos de violencia que terminan con nuestras muertes. Denunciamos las justificaciones de los medios patriarcales ante estos hechos aberrantes. Sabemos que los micro y macro machismos que defienden no son un invento y los encontramos en todos los entornos: laborales, estudiantiles, domésticos, en nuestras organizaciones o incluso en las calles.

Los femicidios y travesiticidios2 en nuestra región no paran de crecer. Según el último informe de la Procuración General Bonaerense en la última década 2638 mujeres murieron solo por el hecho de ser mujeres, el 75% de los casos a manos de familiares, parejas o ex parejas un femicidio a cada 32 horas. El 38% fue perpetrado con un arma blanca. En lo que va del comienzo del 2019 hasta el 31 de Enero se registraron ya 26 femicidios.

Según las cifras de la organización Casa del Encuentro, entre el 3 de junio de 2015 y el 29 de mayo de 2018 hubo 871 femicidios (109 vinculados) y 24 travesticidios. 114 femicidios de enero a marzo y 4 travesticidios en lo que fue de 2018, una cifra que resulta discutible dada la falta de visibilidad de estos crímenes para la Justicia y los medios de comunicación. Entre 2008 a 2017 el informe de investigación de femicidios por provincia,la tasa de femicidios cada 100.000 habitantes, población promedio censos 2001-2010 Ciudad de Buenos Aires tenía 4.18; La Rioja 4.19; San Juan 4,84; Buenos Aires 5.54; Mendoza 5.94; San Luis 6.24; Chubut 6.48; Tucumán 6.55; Corrientes 6.74; La Pampa 6.89; Córdoba 6.92; Santa Fe 7.29; Catamarca 7.34; Rio Negro 7.51; Neuquén 7.61; Chaco 8.24; Entre Ríos 8.49; Tierra del fuego 8.64; Formosa 8.66; Santa Cruz 9.12; Misiones 9.98; Jujuy 10.24; Salta 12.51; Santiago del estero 12.58.

Por otro lado, activistas del colectivo travesti-trans y organizaciones como Archivo de la Memoria Trans denuncian que además de los travesticios hubo al menos 30 muertes de compañeras víctimas de lo que se denomina “travesticidio social”.

“Los números más invisibilizados son esos, esas muertes, que son crímenes también. El residuo que te deja la falta de atención del Estado: Por el ejercicio de la prostitución, la falta de acceso a la salud. Es violencia residual. Todas las trans tenemos violencia residual. No se tiene conciencia de esa violencia: Desde cuando te gritan puto hasta cuando te atacan por la calle. Las muertes por la silicona industrial inyectable es un tema del que no se habla. Y en la salud no hay tratamientos para la remoción y es un peligro permanente y autoinfligido por los mandatos sociales”, dijo a Presentes la activista travesti y trabajadora del Ministerio Público Fiscal, Lara Bertolini.3

Por otro lado es necesario mencionar y hacer hincapié en los casos que quedan impunes. Por dar un ejemplo; en Corrientes el 20% de los casos son femicidios desde el 2013. El dato surge según el registro estadístico de NORTE de Corrientes (diario). En Buenos Aires el caso de Lucía Perez, joven Marplatense, que fue asesinada de manera atroz. El Tribunal Oral en lo criminal N°1 de Mar Del Plata sentenció a los acusados Matías Farías (25) y a juan Pablo Offidani (43) por tenencia de estupefacientes con fines de comercialización agravado por ser en perjuicio de menores de edad y en inmediaciones de un establecimiento educativo. A cada uno le dieron 8 años de prisión mas una multa de $135.000. El tercer acusado Alejandro Maciel (61), imputado por encubrimiento, fue absuelto. Ninguno tuvo cargos de violación asesinato y tortura.

Nosotras somos mujeres trabajadoras y por lo tanto nuestra lucha central es contra el capitalismo, al que consideramos un sistema económico basado en la explotación humana. El capitalismo es hoy la principal causa de la opresión de la mujer y de cualquier otra identidad disidente y el patriarcado funciona como eje para nuclear esa opresión garantizándola socialmente. Creemos firmemente que la lucha contra el patriarcado es también la lucha contra el capitalismo, pues el sistema económico capitalista acentúa y perpetúa nuestra doble explotación.

Como mujeres obreras nos organizamos colectivamente para llevar a cabo nuestra tarea histórica: Destruir el sistema económico capitalista y sus lazos sociales de expoliación. Sólo de esta manera lograremos emanciparnos de toda opresión.

Consideramos que es de vital importancia la presencia de mujeres en la organización sindical ya que históricamente se nos ha vedado la participación y se nos ha excluido raudamente. Éste relegamiento, esta exclusión ha retrasado nuestra batalla contra el sistema económico capitalista. Pues como ya se mencionó éste sistema económico siempre necesitó del patriarcado para conformar su dominación. Pensamos y confiamos en que nuestra batalla por la emancipación es una batalla por la liberación de la clase obrera en su conjunto.

Debemos reforzar la lucha para terminar con la opresión de la mujer y con cualquier forma de explotación y expoliación de las trabajadoras y los trabajadores.

Nuestro objetivo primordial será entonces intensificar la lucha contra el patriarcado, para enfrentar la violencia de este sistema económico, para conquistar y defender nuestros derechos.

Desde nuestros lugares de trabajo, con nuestras compañeras mujeres, lesbianas, travestis y transgéneros nos proponemos organizarnos colectivamente para luchar en pos de una transformación política, económica y social. Construyendo lazos y relaciones de solidaridad y cercanía entre mujeres.

Afirmamos que nuestra organización debe ser colectiva y de carácter emancipativo de manera tal que confluyan todas nuestras luchas en la revolución social.

Es necesario asumir nuestro compromiso y mantener permanentemente acciones que aboguen por la emancipación de nuestra clase, y así llevar a cabo nuestra tarea histórica: liberarnos de la explotación.


1

             1 La activista travesti Lohana Berkins –1965 – 2016– explica por que el travestismo y la transexualidad no son lo mismo: «Nosotras sostenemos la identidad travesti no sólo recurriendo al regionalismo lingüístico, sino a circunstancias y características que hacen del travestismo un fenómeno diferente de la transgeneridad norteamericana y europea. En primer lugar, las travestis vivimos circunstancias diferentes respecto de las que atraviesan muchas transgéneros de otros países, quienes a menudo recurren a cirugías de reasignación de sexo y tienen como objetivo reacomodarse en la lógica binaria como mujeres o varones. Gran parte de las travestis latinoamericanas reivindicamos la opción de ocupar una posición fuera del binarismo y es nuestro objetivo desestabilizar las categorías varón y mujer. En segundo lugar, la palabra transgeneridad se originó a partir de trabajos teóricos desarrollados en el marco de la academia estadounidense. En contraste, como mencioné anteriormente, el término travesti en Latinoamérica proviene de la medicina y ha sido apropiado, reelaborado y encarnado por las propias travestis para llamarse a sí mismas. Éste es el término en el que nos reconocemos y que elegimos para construirnos como sujetas de derecho. » (Berkins, 2009, p.2)

2  

               2  El travesticidio es homicidio agravado por haber sido ejecutado mediando violencia de género por odio a la identidad de género.

3  

               3 Fuente: http://agenciapresentes.org/2018/06/04/niunamenos-al-menos-4-travesticidios-y-decenas-de-muertes-trans-en-2018/