08
Mar

IWW se solidariza con la huelga feminista internacional del 8 de marzo.

La Administración Regional de América del Norte de la IWW espera coordinar una futura huelga general para poner fin a la opresión patriarcal

CHICAGO – Hoy, en el Día Internacional de la Mujer, Industrial Workers of the World (IWW) se solidariza con nuestros sindicatos hermanos de la Confederación Internacional del Trabajo (CIT) para pedir el fin de todas las formas de opresión patriarcal y del sistema económico capitalista que los refuerza. La CIT está trabajando para ayudar a recuperar el Día Internacional de la Mujer como un día de lucha de masas en todo el mundo. Desde el año pasado, con el llamado a una huelga internacional de mujeres proveniente de Argentina, los sindicatos revolucionarios y los movimientos feministas han trabajado juntos para hacer de esta huelga una realidad. Por segundo año consecutivo, las huelgas generales feministas tendrán un gran seguimiento en España y en Italia y se llevarán a cabo acciones masivas en muchos otros países, incluidos Estados Unidos y Canadá. En cada país, los movimientos se centran en las formas locales específicas de opresión, al tiempo que ponen el foco en la violencia contra las mujeres y hacen causa común con los inmigrantes y los refugiados.

IWW fue el primer sindicato en América del Norte en tomar en serio la lucha por la liberación de las mujeres, consagrando en su constitución que «Ningún trabajador debe ser excluido de IWW debido a su raza, etnia, género, nacionalidad, credo, discapacidad, orientación sexual o cualquier otro criterio no económico. . . «Helen Keller, Margaret Sanger, Mary Harris» Madre «Jones, Lucy Parsons, Dorothy Day y otras feministas célebres han sido miembros orgullosos de nuestro sindicato.

Hoy, encontramos inspiración en nuestras compañeras trabajadoras y aliadas de todo el mundo que han convocado huelgas feministas de 24 horas. Sabemos que algunos de nuestros miembros y aliados en América del Norte ya se están absteniendo de realizar trabajos solidarios, tanto remunerados como no remunerados, y esperamos que esto se haga mucho más masivo el próximo año. El Día Internacional de la Mujer Trabajadora nació en América del Norte después del incendio del Triangle Shirtwaist en 1911. Es hora de revivir el 8 de marzo como un día de lucha de masas en América del Norte y en todo el mundo. Es nuestra esperanza que la ola de huelgas exitosas dirigidas por los trabajadores y las tácticas de acción directa entre maestros, auxiliares de vuelo y enfermeras que hemos visto en los últimos años se conviertan en un esfuerzo coordinado de base, ganando ímpetu para lanzar una huelga general feminista efectiva en América del Norte en los años venideros. Este será un paso importante para destruir un sistema que se basa en la violencia de género y la opresión, y para construir un mundo libre al que todos pertenecemos.